Frases Romanticas De Amor De Crepúsculo

Si hay una historia de amor que ha dejado encantado a miles, es la historia que surgió en los libros de Stephenie Mayer, la creadora de Crepúsculo que nos describió el romance casi imposible entre Bella, una mortal común y Edward, un vampiro atractivo. ¿Qué fue lo mejor que nos dejo los libros y las películas de esta saga? Pues una historia apasionada y estas frases románticas de amor.

La historia comienza cuando Bella decide ir a vivir a Forks junto a Charlie, su padre luego de que su madre volviera a casarse. Al llegar a este pueblo de Washington, ella encuentra un panorama que desde ya es triste empezando por el clima frío. En su primer día en el colegio conoce a cuatro nuevos amigos, pero lo que llama su atención de inmediato fue ver a los hermanos Cullen, todos de piel pálida y un misticismo fantástico.

Y como en toda historia de amor, Bella sintió un flechazo instantáneo al ver a Edward, uno de los hermanos Cullen. Mientras la historia avanza, la atracción que hay entre ambos también y así de pronto se encuentran en un romance difícil ya que un vampiro cazador de humanos está detrás del rastro de Bella y Edward como todo enamorado, la protege con todas sus fuerzas sobre naturales.

Pero como en todas las historias de amor, también hay dolor; sentimientos que no podemos manejar siempre porque no podemos no todas las cosas dependen de nosotros, también hay otras cosas que escapan de nuestras manos, así como en esta historia de un amor que parece imposible porque después de que Bella casi fuera convertida en una vampiro, Edward decide alejarse de ella ya que su vida corre peligro.

¿Cuántos nos hemos sentido así alguna vez? Personalmente, han sido muchas las veces en que he sentido que era mejor alejarme de la persona que ame porque creo que le iba a ir bien estando lejos de mi y pienso que estas frases románticas de amor expresan lo que en ese momento sentí y también lo que sintió el no tan joven Edward quien quería lo mejor para ella porque realmente la amaba.

Todos los que hemos seguido de cerca esta historia, sabemos que ambos sufrieron, tuvieron que tomar decisiones firmes por el bien del otro y también pasaron por situaciones difíciles que pusieron más de una vez a prueba su gran amor y un “Te quiero” no es suficiente para expresar tanto amor.

Dicen que cuando un amor es verdadero, no importa por cuantos retos pasen, porque nada ni nadie, ni siquiera cosas que están fuera de nuestro entendimiento, lograrán separar a los que están enamorados profundamente y eso es lo que pasó entre Bella y Edward; ambos vinieron de mundos tan distintos, pasaron por cosas difíciles por separado pero ahora toda la fuerza de su romance se ve reflejado en estas frases románticas de amor.

Un ser inmortal como un vampiro puede tener fuerzas sobrenaturales como para recorrer la ciudad en menos de un minuto, Edward incluso pudo tener la fuerza de voluntad suficiente como para sacar solo el veneno de la sangre de Bella, pero su historia nos demostró que su sentimiento es tan sincero que nada los pudo alejar.

En definitiva, esta es una de las historias más extrañas que he conocido realmente, pero si algo he aprendido de ella es que no importa las diferencias de edad, cultura o de donde proviene cada individuo; cuando uno realmente se enamora las dos personas se vuelven una sola y lucharán siempre por su amor.

Alguna vez escuche que en la guerra y el amor todo vale; creo que esto es factible si un amor es correspondido, si entre ambos surge esta magia que sobrepasa cualquier entendimiento y la razón queda de lado, dejando así, paso solamente al amor y dejando salir lo mejor de nuestro corazón con estas frases románticas de amor.

¿Qué fue lo mejor de esta historia entonces? Pienso que ambos protagonistas pudieron ser hasta inmaduros en cierto grado, pero siempre sintieron la necesidad de estar cerca del otro y aunque conscientes o no de lo que implicaba tomar este gran riesgo, decidieron afrontar al mundo en nombre del amor; hace posible que nosotros sintamos si ponemos nuestras manos al fuego por arriesgarnos a vivir.

Deja un comentario